Cuando tomamos la determinación de abrir un negocio, por regla general, una de las primeras cosas que somos capaces de visualizar es el aspecto físico que tendrá este. Es muy normal caer en la tentación de, antes de tener correctamente definido el modelo de negocio que deseamos explotar, dejar volar la imaginación pensando en los ornamentos de la fachada o en el fulgurante rótulo luminosos que adornará el dintel de la entrada a nuestra exitosa tienda, restaurante, local de ocio, etc…

Pero este mal comienzo no es patrimonio exclusivo de los emprendedores inexpertos, muchas empresas (sorprendería el tamaño de algunas) basan su expansión en varemos de una simpleza alarmante, como por ejemplo tomar como valor casi único y determinante el nivel de tránsito de una calle.

La elección del local para nuestro negocio no es algo baladí, por el contrario, se debe invertir un esfuerzo y un tiempo considerable y, nunca estará mal empleado. Y si uno no se siente capaz de hacerlo o no dispone de tiempo o recursos suficientes, será una decisión inteligente recurrir a expertos en la materia.

¿Por qué es tan importante? No es casualidad que el peso específico de la ubicación sea una de las famosas 5 “P” del marketing (en este caso Place) a la hora de establecer el Plan de Marketing de un negocio.

No debemos entender el local como un mero “cascarón” que recubre nuestra infalible idea de negocio, o que otros aspectos (otras “P” del marketing) como el precio, las promociones o el personal son más determinantes.

Nuestro local es una de las primeras impresiones que el cliente recibirá de nosotros. Habla de su propietario y de cómo es como empresario, si está organizado, si es elegante, si es cómodo para el cliente (pensemos en este mismo ejemplo pensando en el hogar de la gente que conocemos)

Si bien es cierto que un local con las características adecuadas y una buena ubicación no garantiza el éxito del negocio, una mala elección si puede arrastrar al fracaso más estrepitoso a todo el proyecto. Hay que tener en cuenta que:

  1. La renta es uno de los gastos fijos más elevados junto con el de personal.
  2. La adecuación del local a nuestras necesidades (la obra que hagamos) supondrá un coste inicial elevado que deberá ser amortizado en los años siguientes y que nos “pesará” en la cuenta de resultados.

Pero dejando de lado las advertencias sobre “los fuegos del infierno” que pueden caer sobre uno si elige mal y, entrando en materia, diremos que la elección del local como paso para nuestro proyecto de negocio debe ser, no el primero, sino uno de los últimos a la hora de prepararnos para lanzarnos a la jungla del mercado de la competencia.

Hemos sido testigos de muchas ideas de negocio que se van “a pique” por una mala ubicación y, de buenos locales que se cierran y cogen mala fama por anidar en ellos ideas de negocio inapropiadas para ellos.

Lo primero que se tiene que tener claro a la hora de buscar un local, es que el no existe un “Santo Grial” de los locales o de las zonas, así que no recomendamos que se busque.

Un local inapropiado (por localización o características) para un tipo de negocio puede ser perfecto para otro. Lo principal entonces es saber qué buscamos y para ello antes que nada es hacer un buen Business Plan (con su respectivo Plan de Marketing) y digo uno “bueno”, de esos que pueden llegar a decirnos cosas de nuestra maravillosa idea de negocio que no queremos oír.

Antes de ponerse a patear las calles de su ciudad “como si no hubiera un mañana” y dando “palos de ciego” debemos respondernos, a través de nuestro plan de negocio a varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Qué queremos vender?
  • ¿A Quién y Cómo se lo queremos vender?
  • ¿Qué legislación nos afecta?
  • ¿De cuánto dinero disponemos?
  • ¿Apostamos por locales a pie de calle o en Centro Comercial?

Desde SICLO podemos asesorarte, cuanta con nosotros.